viernes, 2 de mayo de 2008

Cómo ser proactivo en su negocio

Las organizaciones buscan gente con capacidad de aportar ideas y con actitud para orientarse hacia proyectos creativos que generen dinámicas acordes con las cambiantes necesidades del mercado.

Mientras que en el pasado se requerían empleados leales, hoy las empresas buscan urgentemente personas flexibles que se adapten a lo inesperado y que no permitan que la incertidumbre reduzca su marcha.

¿Qué es proactividad?

"Gracias a la proactividad no somos esclavos de las acciones que sobre nosotros se efectúan, sino libres ejecutores de nuestra conducta..." dice Stephen Covey en "Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva".
La proactividad consiste en el desarrollo autoconsciente de proyectos creativos y audaces para la generación de mejores oportunidades. Se trata de tomar un sueño y realizar todas las acciones que sean necesarias para que se pueda cumplir.


¿Cómo se produce la proactividad?


Generar proactividad como primer paso dinámico de una persona y como origen de la dinámica de una organización no es tarea fácil, es necesario reunir varios elementos que en un orden apropiado lleven a que ésta se libere.
El primer paso es la toma de la iniciativa, que se logra con información, exalta la imaginación, vitaliza, entusiasma, evoca sueños y con ellos metas, dando origen al ciclo dinámico: metas + decisión + imaginación + vencer el temor + visualización positiva + asertividad + constancia + anticipación.
Con una actitud hacia el cambio se generan nuevas ideas, se tiende a la acción, se buscan soluciones, y, sobre todo, se genera dinámica. Éstas son apenas algunas acciones que describen el actuar de una persona proactiva.
El proactivo influye y dinamiza su entorno, se arriesga, busca soluciones, crea caminos si es necesario y actúa en la incertidumbre, es decir, no se pasma frente a ella.
Para el proactivo no basta con proponer ideas, hay que convertirlas en acciones reales, romper la barrera estática del imaginar y el soñar, e ir hacia el actuar. Es sumar acción e imaginación de manera continua y simultánea.
En tal sentido, se está abandonando un modelo reactivo en donde se esperaba que la realidad fuese solucionada por alguien más, por ello se comienza a apersonar factores dinámicos como aceptar los errores, trabajar con entusiasmo, y mantener una sólida autoconfianza.
El proactivo es por demás asertivo, concentra los mejores recursos en las mejores oportunidades.
Además, es necesario estar orientados hacia la creatividad; en este marco es que se hace necesario acostumbrarnos a desafiar lo convencional, a no ser conformistas y a desarrollar la capacidad de anticiparse a los problemas para plantear alternativas.


¿Por qué quieren las empresas tener personal proactivo?


La proactividad debe ser constante en cada parte de la organización, so pena de arriesgarse a que todos los procesos pierdan dinámica.
Con una actitud proactiva, las organizaciones pueden anticipar los escenarios posibles de una acción y prever posibles soluciones a los inconvenientes que se presenten.
Con ello, la organización logra una ventaja competitiva imprescindible: mantener dinámicas similares a las que va generando el mercado y así fortalecerse dentro del mismo.
Las empresas buscan, además, personas empáticas, que transformen los antagonismos en energía creadora y que tengan la capacidad de entender el valor de la diversidad y las diferencias para aprovechar esto como una ayuda para progresar, generar dinámica y estar preparados frente a cualquier cambio repentino del mercado.


¿Cómo conocer su nivel de proactividad?


Si quiere enterarse del nivel de proactividad que tiene dentro de su empresa, realice el siguiente test:


1. ¿Acepta lo inesperado? ¿Tiene la disposición de desafiarse constantemente, mirar al horizonte y prepararse, pues considera que nada permanece estable por mucho tiempo?
2. ¿Pone fuego en su corazón? ¿Irradia un entusiasmo que le permite llegar de lo bueno a lo excepcional actuando con determinación para lograr su propósito?
3. ¿Se anticipa a las necesidades de su puesto de trabajo y con ello garantiza ser un líder positivo para su equipo?
4. ¿Cambia las reglas y busca mejores escenarios?
5. ¿Plantea opciones? ¿Piensa como un principiante abierto a lo que va surgiendo con capacidad de simplificar las cosas y cuestionar todo lo que le rodea?
6. ¿Planifica la manera de cambiar sus planes en caso de que algo no suceda de acuerdo a lo planeado? ¿Se adelanta verificando acciones y tiene un plan de contingencia?
7. ¿Se concentra en sus fortalezas, no en sus debilidades?
8. ¿Concentra todas sus energías en lo que debe suceder, fijándose metas positivas y visualizando con éxito el futuro de su acción?
9. Frente a la incertidumbre, ¿recuerda triunfos pasados?
10. ¿No abandona fácilmente un asunto y cuando éste se complica insiste realizando acciones para superar los obstáculos?
11. ¿Es decidido en momentos de crisis? ¿Actúa rápida y decididamente en vez de esperar a ver si la situación se resuelve por sí sola?


Sume sus respuestas positivas, será una sencilla forma de verificar en una escala de 1 a 12, dónde esta su capacidad de ser una persona proactiva dentro de la organización.

Ahora tenga en cuenta que el inhibidor más grande del cambio está dentro de uno mismo, en las creencias que infunden temor y hágase esta última pregunta:

¿qué haría si no tuviese miedo?


Publicado por: María José Del Valle - Alumna RR.HH- - IESERH - 1º Año - Com: B

1 comentario:

Juan Ignacio dijo...

Muy bueno el test che!!